Declaración pública: #CarmonaRenuncia

3 de julio de 2018

Hace ya más de 60 días, como estudiantes de la Facultad de Derecho tomamos la decisión de ocupar las dependencias de nuestra escuela. La completa indolencia y desidia con que se llevó a cabo el sumario administrativo en contra de Carlos Carmona fue la gota que rebalsó el vaso, un procedimiento que duró más de 8 meses levantó un descontento generalizado, latente, y legítimo, que decantó en un alza contra la violencia machista en todas sus formas. No solo por la situación particular de la compañera denunciante, sino porque comprendemos que erradicar la violencia de género en la comunidad universitaria, pasa también por fortalecer espacios donde nuestras compañeras no se sientan expulsadas en su posibilidad de educarse.

Al mismo tiempo que ocurrían las negociaciones a nivel Universidad de Chile en Casa Central, sostuvimos conversaciones en la Facultad de Derecho junto a las autoridades y las vocerías de todos los estamentos. En este contexto, el punto más conflictivo fue el caso de Carlos Carmona, pues se manifestó, por parte de las autoridades, la intención de acoger de vuelta al profesor, mientras nosotras planteamos que era imposible pensar en la reintegración de Carlos Carmona y a la vez proteger la integridad de nuestras compañeras. Finalmente, se decidió exigir a nuestra Facultad algo muy simple: el pronunciamiento público pidiéndole la renuncia a Carmona como gesto político, dando cuenta que nuestra comunidad no va a permitir este tipo de prácticas. Sin embargo, esto también se nos negó.

Lo que está ocurriendo actualmente en la Facultad de Derecho es ignorar la violencia que vivió nuestra compañera, es decirle que nunca vivió acoso. Al tomar la decisión de no posicionarse frente al conflicto que vivimos hoy, se invisibiliza la violencia que todas vivimos, se nos excluye una vez más de los espacios públicos.

Hoy, las instituciones deben ser capaces de dar respuesta a lo que muchas mujeres a lo largo del país estamos viviendo. Cualquier intento por no tomar posición respecto de este conflicto, se traduce inmediatamente en el encubrimiento de la violencia que se reproduce en todos los espacios.

Sabiendo que no contamos con nada más que nuestra propia fuerza y convicción, seguiremos movilizadas hasta que las instituciones se pongan a la altura del momento político que estamos viviendo.

Así mismo, hemos decidido interpelar nosotras y nosotros a Carlos Carmona, exigiendo su renuncia de forma inmediata. El daño causado por su actuar, violento y machista, es irreparable. Construir una sociedad que no tolera el acoso, el abuso y la violencia como parte constitutiva de nuestras relaciones sociales es incompatible con la impunidad. La construcción de una educación pública y no sexista no será posible si las instituciones siguen amparando a quienes reproducen la violencia machista en nuestros espacios.

Lo que hoy se está viviendo en nuestra Facultad, no es distinto a lo que ocurre en cada rincón del país, donde mujeres somos constantemente violentadas sin tener respuesta alguna. Hacemos un llamado, no sólo a solidarizar con esta causa en particular, sino que levantarnos con unidad frente a toda violencia machista.

Quienes firmamos esta declaración, nos manifestamos contra la impunidad en toda institución, rechazamos la violencia patriarcal en todas sus formas, y exigimos a Carlos Carmona su salida de la Universidad de Chile.

Toma Feminista Derecho Universidad de Chile
Sesegen Derecho Universidad de Chile

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios recientes

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: